Evaluación de Riesgos Laborales. Etapas para su realización

publicado en: Evaluación riesgos laborales | 0


Introducción a la Evaluación de Riesgos Laborales

 

La evaluación de riesgos laborales es un punto de partida fundamental para gestionar la prevención de riesgos laborales. Según la Ley 31/1995 de Prevención de riesgos Laborales, que traspone la Directiva Marco 89/391/CEE, establece como una obligaciones del empresario:
• Realizar una planificación preventiva a partir de una evaluación inicial de riesgos laborales.
Evaluar los riesgos a la hora de elegir los equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos, y otros riesgos específicos de los puestos de trabajo, y del acondicionamiento de los lugares de trabajo para los riesgos generales.

Esta obligación ha sido desarrollada en el Reglamento de los Servicios de Prevención.
La evaluación de los riesgos laborales es el proceso dirigido a estimar la importancia de los riesgos existentes en el lugar de trabajo, obteniendo la información necesaria para que el empresario, con la ayuda del técnico o servicio de prevención ajeno, pueda tomar una decisión sobre la necesidad de implantar medidas preventivas y, en tal caso, sobre el tipo de medidas que deben proponerse.

 

evaluacion riesgos laborales

 

 

Evaluación General de Riesgos Laborales

Etapas del proceso de evaluación de riesgos

Un proceso completo de diseño de la evaluación de riesgos laborales de una empresa o centro de trabajo se compone de las siguientes etapas:

Clasificación de las actividades de trabajo

Pueden ser:

  • Áreas externas a las instalaciones y lugares de trabajo de la empresa
  • Etapas en el proceso de producción o en el suministro de un servicio
  • Trabajos planificados y de mantenimiento de instalaciones, máquinas, etc
  • Tareas definidas, por ejemplo: mantenimiento de las instalaciones eléctricas

Para cada actividad laboral es necesario recopilar información diversa. La más importante es la siguiente:

– Tareas a realizar. Su duración y frecuencia
– Lugares de trabajo donde se desarrollan las actividades
– Personal que realiza el trabajo
– Otras personas que puedan interactuar con las actividades de trabajo (por ejemplo: visitantes, subcontratistas, público en general)
– Formación recibida por los los trabajadores
– Información recibida por los los trabajadores
– Instalaciones, maquinaria y equipos utilizados
– Herramientas manuales
– Instrucciones de fabricantes sobre el funcionamiento de instalaciones, maquinaria, etc
– Características de los materiales a manipular y transportar
– Energías utilizadas (por ejemplo: derivada de los combustibles fósiles, eléctrica, etc)
– Sustancias químicas y productos utilizados y generados en cada puesto de trabajo
– Contenido y recomendaciones del etiquetado de los productos químicos utilizados
– Requisitos de la legislación vigente en materia de seguridad, higiene, ergonomía, factores psicosociales y vigilancia de la salud
– Medidas de control existentes y propuestas sobre todos y cada uno de los procesos de trabajo
– Datos de investigación sobre incidentes y accidentes
– Enfermedades profesionales derivadas de la actividad laboral que se desarrolla. Debe buscarse información dentro y fuera de la empresa
– Datos de evaluaciones de riesgos existentes, relativos a la actividad desarrollada en cada uno de los puestos de trabajo, así como de las condiciones generales
– Estudios sobre la organización del trabajo (tiempos, turnos, operaciones repetitivas, etc)

Análisis de riesgos

Identificación de peligros

Para llevar a cabo la identificación de riesgos hay que realizarse tres preguntas:
a) ¿Existe una fuente de daño?
b) ¿Quién (o qué) puede ser dañado?
c) ¿Cómo puede ocurrir el daño?

 

fases evaluacion de riesgos

 

Con el fin de realizar el proceso de identificación de riesgos, es útil dividirlos en categorías en distintos apartados, por ejemplo, por áreas técnicas de trabajo: mecánicos, eléctricos, radiaciones, sustancias, incendios, explosiones, herramientas manuales, polvos, vapores, trabajos en altura, etc.
Es importante elaborarse una lista de preguntas o checklist, formulándose preguntas tales como: durante las actividades de trabajo, ¿a qué peligros están expuestos los trabajadores?

Posibles respuestas:
– golpes y cortes por herramientas, máquinas o instalaciones
– caídas al mismo nivel
– caídas de herramientas, materiales, etc., desde altura
– peligros asociados con la manipulación manual de cargas
– peligros en las instalaciones y en las máquinas asociados con el montaje, la consignación, la operación, el mantenimiento, la modificación, la reparación y el desmontaje
– peligros de los vehículos, tanto en el transporte interno como el transporte por carretera
– incendios y explosiones
– sustancias que pueden inhalarse, contactar con la piel o los ojos, ingerirse, etc
– energías con riesgos (por ejemplo: electrocución, radiaciones, ruido y vibraciones)
– trastornos músculo-esqueléticos derivados de movimientos repetitivos
– ambiente térmico inadecuado
– condiciones de iluminación inadecuadas
– barandillas deficientes o inexistentes en escaleras y otros espacios de trabajo en altura peligrosos

La lista anterior no es exhaustiva. En cada caso habrá que desarrollar una lista propia, teniendo en cuenta el carácter de sus actividades de trabajo y los lugares en los que se desarrollan.

Estimación del riesgo

Severidad del daño

Para determinar la potencial severidad del daño, debe considerarse:
a) partes del cuerpo que pueden verse afectadas.
b) naturaleza del daño, estimándolo desde ligeramente dañino a extremadamente dañino.

Probabilidad de que ocurra el daño

La probabilidad de que ocurra el daño se puede graduar, desde baja hasta alta, con el siguiente criterio:
• Probabilidad alta: El daño ocurrirá siempre o casi siempre
• Probabilidad media: El daño ocurrirá en algunas ocasiones
• Probabilidad baja: El daño ocurrirá raras veces
A la hora de establecer la probabilidad de daño, se debe considerar si las medidas correctoras ya implantadas actualmente son adecuadas.

tabla Analisis de riesgos laboralesAdemás de la información sobre las actividades de trabajo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

a) Trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos (características personales o estado biológico)
b) Frecuencia de exposición al peligro
c) Fallos en el servicio. Por ejemplo: electricidad y aire comprimido
d) Fallos en el funcionamiento de las instalaciones y las las máquinas, así como en los dispositivos de protección de las mismas
e) Exposición a los peligros
f) Protección suministrada por los equipos de protección individual (EPI), y la correcta utilización de estos equipos
g) Actos inseguros de las personas (intencionados o no)

Valoración de riesgos: Decidir si los riesgos son tolerables

Existe una tabla que se puede consultar en la web del INSHT que da un método simple para estimar los niveles de riesgo de acuerdo a su probabilidad
estimada y a sus consecuencias esperadas.

tabla valoracion del riesgo

Fuente de las dos tablas: http://gestion-calidad.com/evaluacion-de-riesgos-laborales

Según la estimación de cada uno de los riesgos se establecerá la necesidad de llevar a cabo las pertinentes acciones correctores que reduzcan o eliminen esos riesgos.

La evaluación de riesgos solo podrá ser realizada por personal profesionalmente competente, un técnico superior en prevención de riesgos laborales.

Si de la evaluación de riesgos se deduce la necesidad de adoptar medidas preventivas, se deberá:
• Eliminar o reducir el riesgo, mediante medidas de prevención tanto colectivas, como de protecciones individuales, además de organizativas y de formación e información a los trabajadores y empresarios.
• Controlar periódicamente las condiciones, la organización, los métodos de trabajo y el estado de salud de los trabajadores.
Por otra parte, según el artículo 33 de la Ley de PRL, el empresario deberá consultar a los representantes de los trabajadores, acerca del procedimiento de evaluación a utilizar en la empresa o centro de trabajo.

Preparar un plan de prevención y control de riesgos laborales

La evaluación de riesgos dará como resultado la realización de una lista de acciones o medidas correctoras, con el fin de diseñar, mantener o mejorar los procesos de trabajo en base a controlar los riesgos. Posteriormente se debe realizar un plan de control de riesgos que priorice aquellas acciones necesarias para actuar primero ante los riesgos más importantes.
Los métodos de control deben escogerse teniendo en cuenta los siguientes principio. Se debe:
– Combatir los riesgos en su origen
– Adaptar el trabajo a la persona, sobre todo en la elección de los equipos, métodos de trabajo y los procesos de producción
– Tener en cuenta la evolución de la técnica
– Sustituir lo peligroso por lo que suponga poco o ningún peligro
– Adoptar las medidas que antepongan la protección colectiva a la individual
– Dar las debidas instrucciones a los trabajadores

Revisar el plan

El plan de actuación debe revisarse periódicamente, especialmente después de su implantación teniendo en cuenta lo siguiente:
– Si los nuevos sistemas de control de riesgos tendrán la suficiente efectividad para conducir a niveles de riesgo aceptables
– Si los nuevos sistemas de control tienen el riesgo de generar nuevos peligros
– La opinión de los trabajadores afectados sobre la necesidad y la operatividad de las nuevas medidas de control

La evaluación de riesgos debe ser, en general, un proceso continuo integrado en todos los estamentos de la organización empresarial. Por lo tanto la adecuación de las medidas de control debe estar sujeta a una revisión continua y modificarse si es preciso. De igual forma, si cambian las condiciones de trabajo, y con ello varían los peligros y los riesgos, habrá de revisarse la evaluación de riesgos.

Conclusiones

La evaluación de riesgos es obligatoria para las empresas y es un pilar fundamental en la gestión de prevención de riesgos laborales. Su realización, que tiene que ser ejecutada por un técnico superior en prevención de riesgos, supone una fotografía del nivel de cumplimiento, por parte de trabajadores y empresarios, de la gestión de la seguridad y salud de la empresa, así como de su participación en las políticas de prevención de todos los estamentos de la misma.

Nuestra puntuación

Deja un comentario